“Qué culpa tiene de haber nacido un poco ojosito…”